Fomento Territorial – Blog

Clones mentales ¿Hacia la inmortalidad virtual?

Diferentes empresas apuestan por subir personalidades a la red. El denominado transhumanismo cobra fuerza.

La eternidad es muy atractiva en la mente del ser humano. No cesan las cuestiones existencialistas por la inamovible certeza de la finitud de la vida. Y la posterior e inevitable pregunta- y más en la actualidad- de si se podría sobrevivir más allá del ciclo biológico apoyándose en el desarrollo tecnológico. Esta filosofía, conocida como transhumanismo, cuenta con unos cuantos ejemplos de su arraigamiento en el establishment de la cultura tecnológica corporativa estadounidense.

maquinas-clonar-la-mente

Google contra la muerte

Sin ir más lejos, Google anunció en 2013  el nacimiento de Calico, una iniciativa enfocada a la salud en general y a la ralentización del envejecimiento y la expansión de la esperanza de vida en particular.

En agosto de 2015, Calico Labs –que empezara como división subsidiaria de Google- pasaba a ser parte de Alphabet, la matriz que aglutina las empresas del gigante tecnológico, por lo que ahora ya no es una iniciativa bajo el paraguas corporativo del buscador, sino otra empresa más del conglomerado.

Proyectos transhumanistas

El proyecto, que no guarda relación alguna con Google Health, centra su investigación en la longevidad humana.

Sin embargo, en palabras de Larry Page, fundador de Google y en la actualidad CEO de Alphabet, hasta dos décadas serán necesarias para que sus objetivos puedan verse cumplidos, en consonancia con el tortuoso camino que suele llevar una idea al mundo real, especialmente en áreas como la salud.

LifeNaut o la historia de Martine Rothblatt

Pero a veces no se necesita tanto tiempo para cambiar las cosas, aunque sea paso a paso.

Martine Rothblatt, que en 2014 fue la CEO mejor pagada de EEUU, atesora una experiencia personal que demuestra lo contrario. Desde su nacimiento como Martin Rothblatt, convirtiéndose en un hombre que revolucionará las comunicaciones vía satélite en los Estados Unidos de América, desde que fundó Sirius Satellite Radio, Rothblatt ha cambiado bastantes cosas. Lo menos inusual de todo ha sido su cambio de sexo.

Después de revolucionar el sector de comunicaciones satelitales llegaría al farmacéutico, donde logró entrar -casi como un intruso- para comprar la patente de un medicamento en pruebas con animales para combatir la enfermedad crónica pulmonar que sufría su hija, a la que habían dado dos años de vida. No sólo logró salvarla, si no que ese medicamento que compró a una farmacéutica por 25.000$ le reporta anualmente 1.500 millones de dólares en beneficios.

Su hija, que hoy tiene 30 años, trabaja en la empresa que fundó para salvarla, y centra sus esfuerzos en los avances en xenotransplantes, que aseguran la compatibilidad genética de trasplantes de cerdos a humanos.

Y eso no es todo. La experiencia personal de Rothblatt le llevó a publicar importantes tesis sobre las teorías queer    y de género, que ayudan a entender que siga casada con la misma mujer desde hace más de 30 años.

Su sueño, dice, es pasar la eternidad junto a ella, y es por ello que mediante su iniciativa Terasem, y en especial con su proyecto LifeNaut, trabaja en que los clones de mentes sean pronto una realidad.

Bina48 es el robot que Rothblatt ha programado para pensar, actuar y gesticular como su mujer, Bina Rothblatt. Ya se ha entrevistado con un premio Pulitzer y la revista de National Geographic, pero todavía debe mejorar.

Estudios de la universidad de Stanford afirman que los clones de mentes son factibles incluso a través de perfiles en redes sociales, y de hecho hacen especial hincapié en que los ordenadores son mejores jueces de la personalidad que las personas, por más allegadas que sean a la mente por digitalizar.

Otros ejemplos

Que de momento solo se pueda aspirar a plasmar mentes en líneas de código no ha sido ningún impedimento para que surjan más y más empresas trabajando en el campo de la clonación de mentes.

La londinense Lean Mean Fighting Machine ha publicado recientemente un software que analiza el feed de Twitter de una persona y es capaz de imitarla tras su muerte, pero hay más.

MyLifeBits de Gordon Bell, bajo la tutela de Microsoft Research o eterni.me, que ya promete avatares de sus seres queridos o incluso uno propio para “interactuar, informar o aconsejar a tus seres queridos incluso después de tu muerte”.

Vía BBVA Innovation Center.

Si estas interesad@ en temas sobre Smart cities te recomendamos que visites nuestro Blog  www fomentoterritorial-smartcities.es

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: