Fomento Territorial – Blog

El descubridor del acero inoxidable creyó encontrar una joya

Mientras estaba a punto de estallar la Primera Guerra Mundial, un hombre se haya enfrascado en descubrir alguna forma de mejorar los cañones de los fusiles.

Hoy os traemos este artículo de  que hemos visto en la web xatakaciencia.com y que nos ha parecido muy interesante. Esperamos que también os guste.

 

Ese hombre era Harry Brearley y, mientras investigaba las aleaciones metálicas, descubrió casi de casualidad el acero inoxidable como si hubiera localizado una especie de piedra preciosa en la arena.

Serendipia metalúrgica

Brealey trabajaba en uno de los laboratorios metalúrgicos de la ciudad de Sheffield, fundiendo el acero con distintos elementos, y posteriormente vertiendo las muestras en moldes para comprobar mecánicamente su dureza.

Brearley iba aplicando el método de ensayo y error, echando elementos aleatoriamente a la mezcla de hierro y carbono que es el acero. Había días que hacía moldes de acero en los que había añadido níquel, otros días había añadido aluminio, pero la investigación no parecía prosperar: la dureza del acero no era suficiente.

Sin embargo, un día cualquiera, mientras atravesaba su laboratorio para continuar trabajando, distinguió de casualidad una especie de joya en un puñado de muestras oxidadas. Al aproximarse, descubrió que no se trataba de una joya, sino que era una muestra de acero que brillaba.

 

C01818

Por alguna razón, aquella muestra había quedado a salvo del óxido y su superficie era como la del primer día. Brearley estuvo a punto de pasar de largo y no darle mayor importancia, pero entonces, raptado por un momento de inspiración, tomó la muestra y la examinó.

Brearley pronto descubriría que entre sus manos tenía la primera muestra de acero inoxidable de la historia. Tal y como abunda en ello Mark Miodownik en su libro Cosas (y) materiales:

Combinando dos ingredientes de la aleación, el carbono y el cromo, en las proporciones justas, Brearley había creado accidentalmente una estructura muy especial, que que los átomos de esos elementos se introducían en los cristales del hierro. (…) Todo cambio, sin embargo, con la presencia del cromo, que tiene la virtud de reaccionar con el oxígeno antes que los átomos de hierro, creando óxido de cromo, un mineral duro y transparente que se adhiere muy bien al acero: en vez de desprenderse, forma una película invisible que protege la superficie del acero, y además es capaz de regenerarse.

Vía xatakaciencia.com

Si estas interesad@ en temas sobre Smart Cities te recomendamos que visites nuestro Blog  www.fomentoterritorial-smartcities.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: